Los Supercampeones de Gallardo – GLADIADORES DEL FÚTBOL

Los Supercampeones de Gallardo

Imponente goleada de River contra Racing por 5-0 por la SuperCopa Argentina que se disputó en Santiago del Estero. Los goles fueron de Rafael Borré, Julián Álvarez, Nicolás de la Cruz, Leonel Miranda en contra y Matías Suarez.

Por culpa de la pandemia se postergó más de un año este partido, tal es así que pasaron más 700 días desde que la ‘academia’ se consagró de la Superliga 2018-19 y más de 500 desde la obtención de la Copa Argentina 2019 por parte del ‘millonario’. Además no solo se fue Eduardo Coudet del equipo de Avellaneda, sino que pasó también Sebastián Beccacece.

Lo que no se perdió fueron las expectativas por esta final. Estaba en juego una estrella más, una que a Racing le permitía igualar la línea de Boca en 14 copas nacionales y a River descontar a 12. Aparte el escenario, de estreno, invitaba a ver un gran encuentro más allá del presente que atravesaban los dos equipos.

Y de hecho, el partido comenzó muy entretenido, dinámico, de ida y vuelta. Al minuto, Matías Rojas lo exigió a Franco Armani con un zurdazo desde afuera del área que el arquero desvió al córner. La respuesta llegó enseguida, cuando se combinaron Jorge Carrascal y Fabrizio Angileri, pero el finalmente el centro atrás no prospero. Con un medio quebrado, de transición Fabricio Domínguez desbordó bien por derecha pero el centro al área fue interceptado por la defensa riverplatense que sacó una contra veloz. Condujo Nicolás de la Cruz, se la pasó a Carrascal que lo buscó a Matías Suarez en el segundo palo pero, al llegar exigido, barriéndose, no pudo definir bien.

Después del arranque frenético, como era de esperarse el partido mermó. Aunque, durante esa merma, el ‘millonario’ comenzó a imponer condiciones y a mostrar su sello. Intentaba ser punzante por las bandas con las subidas de los ya mencionados Angileri y Milton Casco, con un Borré que retrocedía hasta mitad de la cancha y generaba espacios en ataque, como en la jugada que Suarez filtró una pelota para el uruguayo quien definió al palo de Gabriel Arias, quien respondió correctamente.

Más allá de este dominio River encontró su desahogó en uno de sus mayores enemigos, la pelota parada. Primero fue Robert Rojas el que había avisado en un tiro de esquina, pero fue el goleador de la era Marcelo Gallardo el que, a los 30 minutos, le dio la ventaja a su equipo. Borré le ganó a su marca en el corazón del área, y con un cabezazo, pudo vencer al arquero rival.

Grito de gol

Tras el gol, llegó el momento de reaccionar para Racing. Los dirigidos por Juan Pizzi aún no parecen haber encontrado un estilo de juego que los defina pero, con más ganas que juego y con una defensa adversaria que no lucía del todo sólida, lograron crear peligro. Nuevamente Domínguez se adelantó y esta vez decidió enganchar para su zurda y sacar un potente remate que Armani sacó por arriba del travesaño. Pero, la más clara, fue la de Tomás Chancalay quien lo gambeteó al ‘Sicario’ Rojas y estrelló la pelota contra el palo derecho del arquero.

El segundo tiempo se hizo más lento, con los dos equipos tomándose un tiempo extra antes de ejecutar alguna maniobra de ataque. Los del sur de Buenos Aires lograron pararse mejor en la cancha gracias al ingreso de Aníbal Moreno por Nicolás Reniero. Lograron mayor presencia en la mitad del campo pero no la claridad para llegar al arco rival. Por su parte, River no sufría y tampoco se desesperaba.

El equipo de Gallardo esperó que su rival se desordenara en alguna jugada, algún error para liquidar el encuentro. Y ese momento llegó a los 24´, cuando Enzo Pérez recuperó el balón y pudo habilitar al recién ingresado Julián Álvarez. Con la defensa de Racing muy mal parada, lo encaró mano a mano a Leonardo Sigali, lo desparramó en el piso y definió rasante al segundo palo.

Los errores se pagan, y más contra este River que los estaba esperando. Enseguida llegó el 3-0. De la Cruz lo presionó a Moreno y se la dio a Suarez que le devolvió la pared y lo dejó mano a mano frente a Arias para que el charrúa no perdone. Y, cuatro minutos después del segundo gol, llegó el cuarto también. Suarez inició una diagonal de izquierda a derecha que no pudo definir porque cuando estaba entrando al área, Leonel Miranda se tiró al piso para robarle la pelota pero terminó anotando en su propio arco.

Las dos caras de la moneda, el festejo y la bronca

Una ráfaga veloz que liquido el partido en un abrir y cerrar de ojos. Racing respiró y trató de buscar el gol del honor pero tampoco estuvo cerca. No sólo no estuvo cerca, su situación siguió empeorando. Paulo Diaz recuperó la pelota cerca de su área, lo ubicó a Agustín Palavecino para que meta un hermoso pase para Álvarez. El juvenil lo vio a Matías Suarez cerca de él y optó por ser generoso y cederle el gol al ex Belgrano para que selle una goleada histórica. 5 a 0.

Los últimos minutos fueron todos de River, hasta pudo haber anotado el sexto ante el desconcierto que mostraban los jugadores de Racing. Una final sin equivalencias, con un claro dominador frente a una actuación desconcertante. Una nueva final que la vuelve a ganar Gallardo y su River, que se reinventa una vez más.

Ficha del partido

Ciudad: Santiago del Estero

Estadio: Estadio Único Madre de Ciudades

Árbitro: Darío Herrera.

Formaciones:

Comentarios de Facebook

0