Que suba el de abajo, que baje el de arriba – GLADIADORES DEL FÚTBOL

Que suba el de abajo, que baje el de arriba

Este domingo 31 de enero se jugó en el Gewiss Stadium el encuentro entre el Atalanta de Bérgamo y la SS Lazio por la jornada 20 de la serie A. El primer gol lo marcaría el visitante a los 3 minutos de partido. El equipo romano ampliaría el marcador a los 6 minutos del segundo tiempo bajo los pies del argentino Joaquín Correa. El local descontaría a los 79 minutos y pondría un tinte de nervios agridulce en el ambiente de partido. Sin embargo, los locales no se dejaron intimidar y para sellar el tiquete de la victoria Muriqi marcó el 3 por 1.

Veíamos llegar a un atalanta osado, un atalanta sin miedo al éxito, un atalanta que no solo había puesto al descubierto las fallas mas grandes del AC Milán, sino que además las había aprovechado en su beneficio. El equipo de Gasperini venía de hacer una actuación fenomenal frente a la escuadra de Pioli que solo había perdido un partido en toda la serie A. Se hablaba de una insurgencia con mucha producción de fútbol, una osadía propia del onceno de Bérgamo.

Los que hoy oficiaron como locales llegaban siendo cuartos en la competición, por encima de la ‘Vecchia Signora’ y del ‘Azzurri’ por supuesto con un partido más que el Napoli y un partido más que la Juventus. El SS Lazio, aunque es cierto que ha mantenido una presentación impecable los últimos encuentros, llegaba séptimo en la tabla, quedándose por fuera de cualquier competición internacional. A priori sabíamos que sería un gran partido, pero un 3-1 a favor de las águilas era un resultado mas que improbable.

Sin embargo, apenas inició el tiempo de partido todas esas improbabilidades se materializaron, existieron. No es una hipérbole del escritor, realmente el primer tanto de las águilas de Lazio llegaría a los tres minutos, supremamente pronto en un encuentro que prometía mucho. Radu recuperó un balón libre que sin pensarlo dos veces pasó a Marusic, y este, encarando perfectamente desde afuera de la boca del área disparó con una rosca estupenda. La escuadra superior izquierda recibió con ánimo y placer la “pecosa” que llegaba y el arquero Gollini nada pudo hacer. Apenas 180 segundos y los visitantes marcaban. Energía y ganas tenían los de Inzaghi, sabían que el empate no era una opción.

Contrario a lo que todos pensábamos, el primer tiempo acabó así. No hubo otro tanto que ampliara o recortara el marcador que, a ratos parecía estático, inamovible. A un partido así, totalmente impredecible, solo lo podía cambiar una jugada extraordinaria y así pasó. Guardando las proporciones, fue el mismo gol que hizo Carmelo Valencia para ganar la Superliga colombiana 2020: Un arquero que hizo un pase largo, un delantero que se posicionó como pivote para habilitar al compañero que le trazó la línea vertical y un delantero que sin marca alguna evadió al portero y marcó el tanto. Esa sociedad Teo-Carmelo fue la que tuvo hoy Ciro-Correa, un jugador que puede seguir marcando para ser goleador del torneo prefiere retrasarse un poco y habilitar al otro delantero para que el equipo, como colectivo, como un todo salga beneficiado. Esa fue la mentalidad del killer Immobile hoy.

Con una ventaja 2-0 las cosas se asentaban completamente, los de Inzaghi jugaban mas sin balón, cerraban espacios y esperaban al rival, al fin y al cabo, ellos jugaban con la necesidad de la ‘Dea’. Faltando 10 minutos para cumplir los 90 reglamentarios, ese “permiso” que se le dio al Atalanta terminó pasando factura. Una acción ofensiva que arrancó desde la defensa, terminó involucrando a mas de 6 jugadores y desembocó en los pies del conocido Luis Muriel, delantero que tiene 11 goles en 18 partidos  esta temporada. El colombiano hizo una finta espectacular con la pierna izquierda, un recorte hacia adentro acompañado con un remate bombardero hacia el poste izquierdo del cancerbero rival, la esférica se estrelló en el vertical e hizo temblar todo el estadio; no lo podía creer, incluso el mismo narrador ya estaba preparando la voz para el gol. Sin embargo, y como por arte de magia, Pasalic, el hombre que había iniciado la jugada estaba a escasos centímetros del 9 y empujó el rebote que había dejado la acción. 2-1 se ponía el encuentro con 10 minutos por delante.

Afortunadamente para los seguidores del equipo celeste ese consumo de uña solo duraría tres minutos, pues cuando el reloj marcaba el 82, la Lazio en una acción colectiva excelsa logró llegar al área rival después de hacer una jugada que involucró a 5 jugadores y, como en un partido de barrio, Pereira le hizo un pase de la muerte a Muriqi y este último solo tuvo que empujarla, esa estocada fue lo que le dio la victoria a los visitantes, evocando los mejores momentos de un partido entre vecinos de una misma localidad, evocando la infancia de todos nosotros.

3-1, se impuso un equipo que hizo todo bien. El que iba cuarto bajó a ser séptimo, y el que iba a séptimo ya es sexto. La explicación de que un resultado afecte tanto la tabla tiene un nombre propio: Serie A. Ahora a esperar lo que suceda en los próximos encuentros.

FICHA TÉCNICA

Estadio: Gewiss Stadium

Resultado: Atalanta 1 – Lazio 3

Anotadores: Marusic, Correa, Pasalic, Muriqi

Tarjetas: 1. Amarillas: Patric, Musacchio.

Arbitro: Daniele Chiffi

Formaciones:

  1. Atalanta: Gollini, Toloi, Palomino, Djimsiti, Ruggeri (Malinovskiy 46’), Freuler (Caldara 78’), De Roon, Maehle, Miranchuk (Pasalic 54’), Ilicic (Lammers 67’), Zapata (Muriel 54’).
  2. Lazio: Reina, Radu, Acerbi, Patric (Mateo Musacchio 38’), Marusic, Luis Alberto (Jean Akpa 59’), Lucas (Gonzalo Escalante 80’), Sergej, Lazzari, Correa (Pereira 81’), Immobile (Muriqi 80’).

Comentarios de Facebook

0