Leicester: Un modelo a seguir – GLADIADORES DEL FÚTBOL

Leicester: Un modelo a seguir

“Somos un equipo pequeño, así que tenemos que luchar con toda nuestra alma. No me importa el nombre del rival”

Claudio Ranieri.

Finalizaba la temporada 2013-14 en el futbol de élite: en Europa todos los ojos se fijaban en la consecución de la décima UEFA Champions League del Real Madrid, luego de un partido épico ante el Atlético, en Inglaterra, las cámaras se iban con el cuarto título local del Manchester City y el mundo entero se preparaba para el inicio de Brasil 2014. Mientras los ojos del fútbol se posaban en estos acontecimientos, un equipo del este del país anglosajón se coronaba campeón de uno de los torneos de ascenso más difíciles del mundo, el Championship. Leicester City Football Club, conjunto fundado en 1886 volvía a la máxima competición de fútbol inglés, La Premier League.

Leicester celebrando el primer lugar del Championship

La temporada 2014-15 inició de manera esperanzadora para los ‘Foxes’, incluso en la quinta jornada derrotaron 5-3 al Manchester United, luego de ir cayendo 1-3. Pero el buen comienzo se fue diluyendo, después de su rutilante victoria ante los ‘Red Devils’, Leicester pasó 11 partidos sin conocer la victoria, empatando una vez y perdiendo en 10 ocasiones, lo que lo hundió en el fondo de la tabla de posiciones. La Premier continuó y tras conseguir algunos triunfos el equipo recayó, pasó 8 encuentros sin ganar y al llegar a la fecha 30 se ubicaba último, pero en ese momento inició un periodo de gracia para los ‘Zorros’, ganó 7 de los 8 partidos siguientes que disputó, terminó en la posición 14 de la tabla y se salvó del descenso. Nadie lograba imaginarse lo que vendría.

Leicester modelo 14-15

Para el inicio de la temporada 2015-2016 los directivos del equipo decidieron prescindir de los servicios de Nigel Pearson y contratar al entrenador italiano Claudio Ranieri. ¿Cuál era el objetivo para ese curso? Mantener la categoría. El inicio de la Premier fue igual al anterior, esperanzador, pero esta vez ese arranque se mantuvo durante los 38 partidos que disputó. Basado en los hombros de Jaime Vardy, N’Golo Kanté, Mahrez, Morgan, Drinkwater, Schmeichel y otro puñado de hombres, Leicester consiguió una de las gestas futbolísticas más importantes de los últimos tiempos, se coronó campeón de la Premier League. Terminó por encima del Arsenal, del Tottenham, del Manchester City, del Manchester United, del Liverpool y del Chelsea, equipos con presupuestos muchísimo más grandes y con nombres rutilantes. Nadie, y cuando decimos nadie hablamos hasta de los hinchas, se imaginaba que aquel humilde club ganaría esa edición de la Premier, era tan improbable su consagración, que previo al arranque de la competición si se apostaba una libra esterlina por Leicester campeón, las casas de apuestas debían pagar 5.000. ¿Histórico? Sí, aunque si quisiéramos darle un tinte poético, podríamos denominarlo un hecho épico, maravilloso, fabuloso…

Leicester levantando la tan anhelada Premier League

Luego de la consecución del título, Leicester jugó por primera vez en su historia la UEFA Champions League llegando hasta los cuartos de final, donde fue eliminado por el Atlético de Madrid en una serie bastante ajustada. Sin embargo, en la Premier League los resultados no fueron los esperados y su mejor posición final fue en la temporada 19-20, finalizando en el quinto lugar y quedándose con un lugar para la Europa League.

Pero los éxitos de los ‘Foxes’ no solo resaltan en lo deportivo, en lo dirigencial el equipo ha sabido crecer en números de forma más que positiva, debido a que ha vendido jugadores que llegaron a un bajo precio o se formaron en la institución, a un alto costo. Dentro de esos se destacan:

  • Harry Maguire: El defensor es hasta el momento el jugador más caro que ha vendido el Leicester. El conjunto azul lo adquirió por 13 millones de euros y lo dejó ir por 87 millones de euros al Manchester United.
  • Riyad Mahrez: El argelino llegó al Leicester City por casi medio millón de dólares y se fue al Manchester City por 67 millones de euros.
  • Ben Chilwell: Chelsea pagó 50 millones de euros por el lateral formado en las divisiones menores de los ‘Foxes’ y que es considerado uno de los proyectos a futuro más importantes de Inglaterra.
  • Danny Drinkwater: En el 2017, el mediocampista fue vendido al Chelsea por casi 38 millones de euros, siendo así una de las ventas más grandes del equipo hasta la fecha, que solo desembolsó 1 millón por él.
  • N’Golo Kanté: El volante llegó a Leicester por 9 millones de euros y luego de su espectacular temporada 15-16 llamó la atención del Chelsea, que pagó 36 millones por el francés

23.5 millones de euros gastó la dirigencia del conjunto azul en la contratación de estos jugadores y recibió un total de 278 millones por sus ventas, 254.5 millones de euros en ganancias, una barbaridad para un equipo que tiene un presupuesto de 469 millones. Cuando la parte ejecutiva de un club anda bien, lo futbolístico va de la mano -o si no pregúntenle al Barcelona-, y de eso sí que puede dar fe el Leicester.

Hoy por hoy y pasadas 12 jornadas de la Premier League, Leicester se encuentra tercero a un punto de los lideres Tottenham y Liverpool, Jamie Vardy y James Maddison son las figuras del equipo al que desde hace unos años no podemos descartar en la baraja de favoritos para salir campeón.

Comentarios de Facebook

0