Sufriendo el partido Junior logró el cometido – GLADIADORES DEL FÚTBOL

Sufriendo el partido Junior logró el cometido

Este 3 de diciembre se jugó en el Estadio Municipal Nicolás Chahuán Nazar la vuelta de los octavos de final por Copa Sudamericana entre Unión la Calera y Junior de Barranquilla. En la primera jugada de partido, el equipo visitante anoto bajo los pies de Miguel Borja, sin embargo la escuadra chilena remontaría y forzaría los penaltis, en donde por mala ejecución fue el equipo colombiano quien celebró.

Caía la tarde en la ciudad chilena, el equipo local venía de perder 2-1 con los tiburones en suelo colombiano. Aunque la ventaja la tenían los rojiblancos, el “cementero” apostaba por el gol visitante que había convertido. Es cierto que ganando por la mínima diferencia la balanza se inclinaría para el onceno chileno, y ese era el panorama que más preocupaba a los dirigidos por Amaranto Perea.

Por el otro lado, llegaba directamente desde la arenosa, una escuadra que traía en el avión la nada despreciable cifra de una derrota dentro de los últimos dieciséis partidoss, la cual se presentó en Copa Libertadores, justamente frente al “Fls”, y fue la que mandó al equipo de Micaela Lavalle a la Copa Sudamericana. Sabía el Junior que, aunque la altura era parecida, el equipo que se recogió como visitante ocho días atrás, iba a poner todas sus cartas para remontar el resultado y salir beneficiado.

En un principio los de la banda de Viera plantearon un 4-4-2 para contener la intención ofensiva de La Calera, pues estos últimos contaban con un bloque de 3 defensas para proyectar el ataque con los siete jugadores restantes. Empleando la contención defensiva de Amaranto se pretendía cerrar los huecos en el carril central del campo y evitar la conducción tanto de los dos carrileros como del armador Castellani.

Con estas propuestas empezó a rodar el balón y 26 segundos después Miguel Ángel Borja impondría un récord en el equipo currambero, haría el gol más rápido en la historia del Junior dentro de las copas CONMEBOL, superando aquel de Roberto Ovelar contra Deportivo Lara en 2016 a los 44 segundos. Recordemos que en la ronda anterior Teófilo Gutiérrez anotó el gol mas tardío de Junior como visitante por Sudamericana a los 87 minutos. Un derechazo esplendido que acariciaría la malla unos centímetros abajo del travesaño. Tenía tal fuerza el remate que por más de que el cancerbero Arias interceptó el balón, no pudo desviar su dirección y parcialmente el equipo de Barranquilla se ponía arriba en el marcador, ganando como visitante y ampliando el marcador general por una ventaja de dos goles.

La contra de los rojos vendría justo antes de finalizar el primer tiempo, durante los primeros 45 empezaron a administrar la pelota, a oxigenar las bandas y aprovechar los huecos que implicaba la defensa que ejercía el Junior por el centro del campo. Justo antes de que el juez pitara el final de la primera mitad, Cordero se encontró un rebote en el límite del área rival y sin pensarlo dos veces disparó de “tres dedos” con la pierna zurda, dejando la caprichosa en toda la esquina inferior derecha del portero viera. Lo curioso de esa jugada es que fue Cordero quien inició la ofensiva en área rival, magnifico planteamiento y visión de juego del 4 calerano.

Todo en tablas, Junior había hecho el gol que anulaba el tanto visitante y se dedicaba a defender el resultado lo mas posible.

Iniciando el segundo tiempo esa estrategia solo le duraría 14 minutos, pues a esa altura del partido el carrilero interior rojo, Juan Leiva, de cabeza remataría un disparo que Cordero le había puesto “como con la mano”. Los locales encontraron una triangulación perfecta por las bandas, empezaban a sumar en lo colectivo y hasta ese minuto parecía que lo podían ganar en los 90.

Después de esto Amaranto realizó uno de los cambios más característicos de su dirigencia en “Leones”, sacó a Hinestroza por Ditta y puso un trío de centrales, subió a los laterales buscando presionar más y obligó a La Calera al pase bajo presión que pretendía encontrar el error. Le funcionó hasta el minuto 84, en donde por una llegada tardía se iría expulsado el 29 del equipo visitante “Teo” Gutiérrez, sumando su expulsión número 19 como profesional.

https://twitter.com/DavidFr1026/status/1332149903695507460?s=20

Este no sería el único imprevisto que sufrirían los tiburones, pues al minuto 5 de adición también agregarían la perdida de Larry Vázquez, segundo expulsado en el partido. Con nueve se terminó de aferrar el Junior a una ilusión que ya no parecía tan clara. Muy bien el técnico de Turbo que pudo replegar la defensa y contener los minutos finales forzando los penaltis.

Es menester decir, que la garra y la pasión que tuvo “el cementero” en los noventa minutos desapareció para cobrar. Muchos se lo atribuyen al cansancio, otros al miedo, lo cierto es que la displicencia al momento de la ejecución fue mas que evidente, en concreto el disparo paupérrimo de Stefanelli que llegaría casi que rodando a las manos de Viera, y el de Vilches que fue muy al estilo de Jarlan Barrera en la final de la Sudamericana 2018, a las nubes.

La calera perdió una clasificación que podía haber ganado en los 90, los rojiblancos ganaron una llave a través de la solidez desde los 12 pasos. Cuatro cobrados, cuatro convertidos y Junior pasó por quinta vez a los cuartos de final de la Conmebol Sudamericana. ¡¡Felicitaciones a todos los hinchas barranquilleros!!

FICHA TÉCNICA 

Estadio: Estadio Municipal Nicolás Chahuán Nazar

Resultado: 2-1

Anotadores: Miguel Borja, Fernando Cordero, Juan Leiva

Tarjetas:

A. Amarillas: Seymour, Leiva, Viera, Wiemberg.

B. Rojas: Teófilo Gutierrez, Larry Vásquez

Formaciones: Unión: Arias, Wiemberg, Garcia, Vilches, Cordero, Leiva, Seymour, Andia, Castellani (Stefanelli 79′), Vilches, Rodríguez.

Junior: Viera, Fuentes, Mera, Rosero, Piedrahita (Viáfara 71′), Hinestroza (Ditta 70′), Sánchez (Vásquez 60′), Pico (Valencia 90′), Cetré (Cárdenas 61′), Gutierrez y Borja.

Arbitro: Bruno Arleu de Araujo

Comentarios de Facebook

0