Diego y Maradona: Polémicas y Excesos – GLADIADORES DEL FÚTBOL

Diego y Maradona: Polémicas y Excesos

Diego celebra su gol en México 86

Recuerdo que de pequeño mi padre me decía que el mejor futbolista sudamericano fue Pelé, tanto futbolista como persona, fue un grande. Maradona, en cambio, era un drogadicto, alcohólico, mujeriego, con problemas de violencia y posibles conexiones con la Camorra de Nápoles, fui creciendo con esa imagen, pero cuando desarrollé un pensamiento crítico noté que varios y buenos periodistas enaltecían la imagen de Diego Maradona y me cuestionaba dichos gestos, ¿Por qué enaltecer la imagen de un drogadicto?, En fin, decidí investigar más la historia de Diego Maradona y entender el ¿por qué? Entonces me encuentro con una historia de un guerrero que siempre estuvo en una batalla, luchando para sacar a su familia de la pobreza; entre los equipos del sur de Italia contra los del norte, contra la selección de Inglaterra recién pasó la Guerra de las Malvinas, contra las drogas y contra su peor enemigo, el mismo “Maradona”.

Para hablar de los excesos y de los problemas de Diego Maradona los separaré en dos personas, primero en Diego un chico sencillo con una gran bondad, cortés y buena persona, de segunda instancia tenemos a Maradona un ser egocéntrico, violento, borracho, drogadicto y mujeriego. Esta separación la hago basándome en las palabras de su preparador físico Fernando Signorini el cual decía “Con Diego iría al fin del mundo, pero con Maradona ni a la esquina”. Las adiciones de Diego cuáles eran, jugar con la pelota, domarla como si fuese su esclavo y siendo de los pocos que en sus pies no la llamarían la “caprichosa” como diría Quique Wolf.

 

Además del futbol, el altruismo que pocos hablan como fue el caso de organizar un partido amistoso con la plantilla del Napoli en una cancha en pésimas condiciones para recaudar fondos para la operación de un niño. Este partido lo organizó solo Maradona ya que pidió al equipo Napolitano y a la FIFA ayuda para organizar dicho encuentro, pero recibió un rotundo no de ambas partes, por otro lado, su otra adicción era su familia y amigos, Diego trató de velar siempre por el bien de ellos, de arroparlo bajo su manto y protegerlos. Darles lo mejor era otro exceso de su vida como Diego, sin embargo, para satisfacer estos excesos surge la figura de Maradona, un ser diseñado para proteger a la parte noble del mundo agresivo, egocéntrico e individualista que arrastra el planeta desde hace muchos de miles de años.

Maradona en un principio formó esa parte egocéntrica contra la prensa que lo atacaba constantemente, en cuanto entró al FC Barcelona se fortaleció porque conoció la noche, la fama y todo lo que con ello trae, licor, drogas y mujeres; el club blaugrana al ver lo que pasaba con Diego optaron por venderlo en vez de ayudarlo como quien dice: “me libro de ese problema”. Se organiza su llegada al Napoli, club donde fue su época dorada, donde vivió sus mejores años, donde le devolvió la dignidad al equipo del sur y ganó odio por parte de los equipos del norte y poderosos (Inter, Milán, Juventus, etc..), pero darle tantos títulos al Napoli trae fama y la fama llama gente poco deseable como fue el caso de la Camorra de Nápoles que por droga lo volvieron casi que su mascota para presumir en las fiestas que organizaban.

En mi concepto, en Napoli tuvo dos episodios significativos que lo llevaron a fortalecer a Maradona, el primero fue cuando le pidió al entonces presidente del Napoli Corrado Ferlaino que lo vendiera, ahí fue Diego presionando el botón de escape para sobrevivir y luchar contra Maradona, sabía que en Nápoles se fortalecía Maradona por la noche, la droga y la fama. Ferlaino se opuso a la venta porque era alguien que le daba títulos y dinero al club. El segundo episodio fue en el Mundial de Italia 90, en todos los estadios que pisaba Maradona era chiflado y abucheado, pero lo peor fue jugar la semifinal en San Paolo contra Italia, dividió a la ciudad y a la nación, por ese partido,  en la final hay una imagen donde suena el himno de Argentina y los chiflidos e insultos suenan más que el propio himno, enfocan a los jugadores, todos asustados o impresionados, cuando llegaron a Diego, no era Diego, era Maradona pero no era por Argentina, era por Maradona con una cara de rabia. Al final se impusieron los alemanes.

Maradona volvió a Napoli y dio positivo en el antidopaje y fue cuando tuvo sanción de 15 meses sin jugar. Después de esto poco a poco Diego fue absorbido por Maradona, nunca desapareció Diego, lo sabemos por frases de “La pelota no se mancha”, uno que otro gesto de caridad, palabras de halago a uno que otro futbolista argentino o de otra nacionalidad, al igual que personalidades de Argentina, criticas también a personalidades, a la FIFA, la AFA, la Selección de Argentina, la CONMEBOL.

Al final ambos se fueron, Diego y Maradona, pero despido al Diego por ser un gran futbolista y un gran ser humano. Como colombiano me impresioné por sus gestos con mi nación, pedirle la camiseta al Pibe Valderrama, aplaudir a la Selección Colombia cuando le ganó 0-5 a la selección de Argentina y por tener una parte de su corazón aquí, me entristece su partida, pero soy feliz porque descansa ya de un mundo egoísta que explotó su imagen ya él estando enfermo, y a Maradona le digo gracias por enseñarnos que uno tiene que crear a alguien que lo ayude a capotear al mundo, sin embargo nunca sería como él. Lo recordaré por el gran Diego que conquistó estadios y cambió la vida de muchas personas y no por lo malo y lo triste de su contra parte Maradona, que inclusive en los últimos años de su vida llegó a ser una burla en los medios de comunicación.

En definitiva: “De lo bueno y de lo malo se aprende al final”.

Comentarios de Facebook

0