¿Simeone es el culpable? – GLADIADORES DEL FÚTBOL

¿Simeone es el culpable?

<<Termina el ciclo de Simeone>>, <<El ‘Cholo’ ya tiene arreglada su salida del Atlético de Madrid rumbo a …>>, <<La plantilla se le revela a Simeone>>. Son parte de los titulares que tienen que aguantarse los hinchas del Atlético de Madrid cada temporada por parte de periódicos con bandera del Real Madrid o del Barcelona en las entradas de sus edificios y todo a raíz de que no se consigue la Champions League o la liga, un título que cualquier equipo añora tener en su vitrina pero que no todos se lo ponen como objetivo debido a su capacidad económica o daños en la plantilla. En el caso del Atlético suelen colocárselo sus rivales por lo general y no es una excusa, solo basta ver que si el Atlético tiene plantilla para una Champions ¿Por qué no hay al menos un jugador en el 11 ideal de la Champions en la edición pasada (2019-2020)?.

Bueno pues este no es un texto justificando la mediocridad de la plantilla colchonera ni del cuerpo técnico, que suelen ser los blancos fáciles y quienes caen de primeras en los diarios, ¿pero quién es el culpable de lo que hinchas de otros clubes llaman fracaso año tras año?, bueno primero son los hinchas rivales (Barcelona y Real Madrid) a pesar de que el Atlético de Madrid en los últimos 9 años ha ganado 1 copa del Rey, 1 liga, 1 Supercopa de España, 2 Europa League y 2 Supercopas. Pueden ser muchos títulos para 9 años, pero si los comparamos con las vitrinas culés y merengues son pocos. Por otra parte, la directiva colchonera es culpable ya que no es capaz de gestionar buenos contratos que inciten a jugadores a seguir en el club.

 

¿Por qué los hinchas rivales colocan objetivos al Atlético de Madrid?

 

La respuesta es Diego Pablo Simeone, un técnico que vive los partidos con mucha pasión, se para como si fuera a cobrar un tiro libre, patea como si el fuese el que va a rematar el gol, corre por la banda gritando y celebra cada gol como si él hubiera marcado; pero fuera de esto, Simeone ha logrado algo muy especial en el Atlético y es que poco a poco ha logrado despertar al colchonero y devolverle la gloria que nunca debió perder, le devolvió el carácter y un sueño de ascender mas y mas hasta jugar partidos contra los gigantes de Europa y mirarlos de frente, ya a algunos les ha logrado ganar, empatar y arrebatar títulos, además de lograr arrebatarle fichajes con el menor valor a otros equipos como es el caso de Joao Félix, también ha logrado que los rivales directos se lo piensen dos veces para pasarle jugadores, algo que pasó en la temporada 19/20 con el caso de Llorente y sin olvidar el caso James Rodriguez que cancelaron al final la negociación y sumándole el caso mas reciente de Luis Suarez donde casi Bartomeu y la directiva “culé” dañan la negociación por pasar un jugador a un rival directo.

Actualmente el Atlético va invicto en la liga y ya lo perfilan como favorito, perdió 4-0 en su debut en la Champions y es favorito, no ha iniciado la Copa del Rey y es favorito, son las obligaciones que colocan los rivales para minimizar al final los resultados que ha logrado Simeone y más si temporada a temporada le quitan jugadores importantes como fueron Griezmann, Thomas, Arda Turan, Falcao, Diego Costa y Filipe Luis en su momento, y esto en parte tiene que ver en la directiva al no saber gestionar los contratos.

Al final Simeone es el culpable de lograr una buena gestión en el Atlético de Madrid, de ser uno de los técnicos que mas tiempo lleva dirigiendo en España mientras que otros equipos en una temporada pueden tener 2 o hasta 3 técnicos. Diego Pablo es el culpable de incentivar a las gradas a que animen al Atlético de Madrid pero dejándose sus gargantas, es el culpable de potenciar jugadores, de ser unos desconocidos o una promesa interesante a estrellas y jugadores top, es el culpable de que los jugadores que no rinden y cumplen lo que pide les enseña la puerta de salida y será el culpable de que tal vez un día y a pesar de su retiro se quite el vestido y entre a la cancha y se vuelva figura por dejarse todo en la cancha. De mi parte hasta el final del barco de Simeone tal como lo siguieron los 300 espartanos al Rey Leónidas en la batalla de las Termópilas, que a pesar de que sus probabilidades de ganar eran pocas, fueron y dejaron sus vidas en aquel estrecho.

 

Comentarios de Facebook

0