La nueva sangre del Dortmund – GLADIADORES DEL FÚTBOL

La nueva sangre del Dortmund

El Bayern es indetenible en la Bundesliga. Pocas veces se dice una verdad tan grande dentro del rectángulo verde. Ahora, si en la Liga Alemana existe otra afirmación directamente proporcional en cuanto a realidad, es la capacidad de lanzar talentos, formados o por formar, aunque el tiempo de  esas promesas con los colores negro y amarillo es menor que el deseado por los fanáticos del Borussia Dortmund.

Muchos de los grandes clubes del viejo continente adorarían contar con los servicios de Michael Zorc, uno de los directores deportivos con vista de halcón a la hora de detectar el futuro. Kagawa, Reus, Gündogan, Sahin, Dembélé y Lewandowski, nombres conocidos por todos, amén de que el éxito no ha sido ni fue igual de parejo. Claro, el destino entre las líneas no sólo se escribe con gambetas y goles, la cabeza urge tenerla amueblada y la disciplina por bandera, aspectos indispensables en caso de que la fama se aspire a estirarla más allá de algunas portadas.

Ousmane Dembélé en su paso por el Borussia Dortmund

La historia en el certamen teutón para el actual curso tampoco debe ser diferente a lo vivido casi por una década. Desde Múnich esperan la novena corona, en la cuenca, ver como otra estrella despunta en tierra de abejas. Puede que para la mayoría el gran éxito del mercado para el BVB haya sido conservar a Jadon Sancho. Con luz larga, las nuevas joyas, fichadas o promovidas, conforman la base de un elenco que alegrará la pupila, pantalla de por medio, al menos por esta campaña. Disfrutar del hoy es un concepto que los aficionados del Dortmund han tomado como norma del día a día.

En Europa se rifaban a un tal Jude Bellingham. En la Championship ya está inscrito su nombre con letras de récord, pero para sorpresa de los equipos ingleses hizo las maletas hacia Alemania. Servir balones a Sancho, Brandt, Haaland, Reus, Reinier, Reyna y el fenómeno Moukoko, nacido en el cercano 2004, será parte de las tareas de este joven centrocampista dotado de un toque especial. Sí, varias de estas figuras dominarán y competirán por los premios y por alcanzar lo más alto encima del verde, balón al pie.

En el caso de Youssoufa, su bendición pública se la ha dado recientemente Samuel Eto’o. El arco entre ceja y ceja obviando la precocidad. Favre le ha llamado porque talentos así hace que los especialistas etiqueten al imberbe como el nuevo tal y el futuro Balón de oro. Giovanni es pura magia. Alto nivel asociativo, desparpajo desde la banda, visión y sentido común para tomar decisiones correctas, esa que otros con más kilómetros en sus piernas dudarían en arriesgar.

Lucien cuenta con más joyas, amén de que la propiedad sea de terceros. Reinier no entra de manera total en la dinámica, pero es parte de las apuestas que Florentino ha priorizado en pos del venidero Real Madrid. Comparado con Kaká, el Dios Crono se encargará de validarlo o no. De todas maneras, el simple motivo de nacer en el gigante sudamericano, habitat natural del arte con la blanquinegra, sea a fuego lento o con las prisas del siglo 21, el brasileño desea repetir con la regularidad necesaria los destellos que dejó en el Castilla, el filial merengue.

Ojo, los referentes también son de la generación que presumen de percha en 4K. Sancho y Erling tienen la madera para dar el salto. No les queda mucho en el Singnal y, quizás vuelvan, pero vestidos de corto con otros colores. El inglés es un vendaval en el extremo. En conducción es casi imparable y además, el gol no es su única virtud. El portento noruego conoce y ha probado en más de una ocasión que Jadon dejó el egoísmo en casa, siendo el césped quien les ha unido como pareja explosiva.

Erling Haaland y Jadon Sancho celebran un gol

Calculadora en mano, el resultado del promedio es lo de menos. Alguien dijo que el mundo es de los valientes, puede que los valientes hoy vistan de juventud y con las medias hasta la rodilla. Este fútbol moderno, físico, táctico y de velocidad espantosa, convierte en un plis-plas a las promesas en crack. El Dortmund extraña a Klopp, competirle con más fuerza a los actuales campeones, pero de ahí, trampolín y a nuevos objetivos. Mientras, la película se repetirá con igual éxito de audiencia. Disfrutarles es la misión.

Convirtiendo las gambetas en tinta

Comentarios de Facebook

0