James, de estrella mundial a suplente

James David Rodríguez Rubio, nació el 12 de julio de 1991, empezó su carrera profesional en Envigado, pasando luego por Banfield (Argentina), Oporto (Portugal) y Mónaco (Francia). Llegado el año 2014 donde explota, terminaba el mundial en Brasil y Colombia mostraba al mundo una camada de jugadores donde resaltaba un joven cucuteño que llevaba el “10” en su espalda.

Muchos equipos habían puesto los ojos en aquella joven promesa que en tan solo 5 partidos, lograba convertirse en el jugador colombiano con más goles (6) en las Copas del Mundo superando a Bernardo Redín y a Adolfo “El Tren” Valencia quienes en sus participaciones mundialistas marcaron únicamente (2) goles.

James dejó en cada partido de Brasil 2014 muestras de calidad y desempeño, producto de la exposición de su talento, exquisita pegada y claridad en cada pase suyo. Estas características le ponían el cartel de futura estrella mundial, inclusive la leyenda argentina Diego Maradona en una entrevista a la cadena BBC Sports nada más al finalizar la final del mundial (ganada por Alemania a la Argentina), argumentó que “James debió ser ganador del premio del torneo “Balón de Oro” en lugar de Lionel Messi“; pero esa es otra historia.

En este escenario, precisamente es donde entró en escena el Real Madrid y Florentino, quien desembolsó 80 millones al Monaco por el goleador del torneo y autor del mejor gol (aquella obra de arte marcada a Uruguay), siendo así, el quinto fichaje más alto de la historia del fútbol mundial, para de este modo enfundarse con la anhelada camiseta blanca y llevar el mítico “10” que había estado bajo grandes leyendas madridista como Figo, Seedorf, Laudrup o Puskás.

James llegó para la temporada 2014/2015 al conjunto merengue dirigido en su momento por el técnico Carlo Ancelotti. Allí fue titular inamovible, entregó goles y asistencias memorables, dejando en su primera temporada vestido de blanco 17 goles, 13 asistencias en 46 partidos.

En la siguiente temporada, empezaron sus problemas con el club y en especial con el recién llegado entrenador Rafa Benitez, quien le envió un mensaje para que recortara sus vacaciones y comenzara al igual que sus compañeros la preparación para la nueva temporada, situación que James omitió por lo que fue relegado a la suplencia y no pudo recuperarla.

A mitad de temporada, frente a los malos resultados que llevaba el equipo blanco, Florentino dio un vuelco a la situación y nombró a Zinedine Zidane como entrenador del primer equipo; con el arribo del francés las cosas no cambiaron, el técnico tenia preferencia por un 4-3-3, donde la BBC (Bale, Benzema, Cristiano) era inamovible, y luego 3 mediocentros, en los cuales los fijos eran Casemiro, Kroos y Módric, esta situación complicó más el regreso de James a la titularidad, sobre todo por el fuerte crecimiento y rendimiento del joven mallorquín Marco Asensio.

Luego de tres temporadas en el Real Madrid, los problemas personales y físicos le llevaron a salir cedido al Bayern Munich (2017-2019). En el club alemán las cosas empezaron de buena manera, pareció irse adaptando de a poco, sin embargo, las lesiones y el cambio de timonel impidieron su total confianza. El rendimiento del cucuteño fue de 67 partidos jugados, anotando 15 goles y cediendo 20 asistencias. Al final, los bávaros no ejercieron la opción de compra debido al alto precio fijado por el Real Madrid para hacerse con los servicios del capitán cafetero.

Ahora está de regreso en el Real Madrid, pero no ha entrado en los planes de Zidane. James debe tener claro que en el fútbol prima el colectivo, eso para Zidane no es negociable, y si James, quiere regresar a la titularidad, deberá ajustarse a los criterios del técnico.

Por último, finaliza contrato en Julio de 2021, veremos si saldrá en este verano o si por el contrario, se irá por la Ley Bosman el 1 de enero de 2021 (agente libre); pero James debe tomar una decisión pronto, si quiere ir a la Copa América en 2021 (suspendida por el COVID-19) y tener un hueco en la selección para las eliminatorias a Qatar 2022, donde el seleccionador nacional Carlos Queiroz ha dejado en claro que aquí también prima el colectivo y únicamente  serán seleccionables aquellos jugadores que tengan ritmo de competición y minutos en sus clubes.

Ahora no hay Reyes, ni Príncipes en el fútbol, todos son obreros.

Comentarios de Facebook

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.