Insípido triunfo Blaugrana

Victoria con el dosificador puesto, con rotaciones y con un ojo en el partido del viernes en el Sánchez Pizjuán. Triunfo con la calculadora en la mano, la del reparto de minutos y la de la obligación de ganar a cómo de lugar, para mantener el liderato y presionar al Madrid. ¿El juego? Bueno el juego parece secundario. Nada que ver con los predicamentos filosóficos que se presumían con la llegada de Quique Setién. Ha pasado de ser un ultraortodoxo del estilo blaugrana, a convertirse en un pragmático en tiempo récord, aunque se haya producido un parón de tres meses de por medio. Un zarpazo de Ansu Fati y un penal anotado por Messi, tras una acción protagonizada por él mismo le bastaron al Barça para someter al Leganés. Un triunfo sin más.

Ante el alud de partidos concatenados hasta el final de la Liga Setién optó por mover el árbol de la alineación y decidió introducir cinco cambios con respecto al once que jugó y ganó en Mallorca el sábado. Entraron en acción Lenglet, Junior, Arthur, Rakitic y Ansu Fati, que terminaría por ser determinante. Aunque la mayoría de las variantes no vitaminaron precisamente al equipo en cuanto al ritmo de juego, la movilidad y el ardor competitivo.

Con De Jong y Vidal, que habían brillado en la vuelta del fútbol, en el banquillo, y esa puede ser una de las causas para que el centro del campo barcelonista no fuera un dechado de pasión. Sea porque sus mejores días han pasado (Rakitic) o porque no han llegado (Arthur) lo cierto es que la parsimonia y la previsibilidad fueron las compañeras de viaje del líder en su sala de máquinas. Ni un cambio de juego, ni un intento desde fuera del área ni un lance dinámico.

Setién renegaba en el costado de la cancha y no era para menos, porque el Leganés no sólo vivía cómodo en su madriguera sino que se atrevía a salir. Una actitud que le sirvió para generar las dos ocasiones más claras del tramo inicial.

Ambas de Guerrero. En la primera remató a placer y sólo la milagrosa intervención de Lenglet para despejar sobre la línea de meta impidió el 0-1. En la segunda el delantero visitante remató sin dirección. Suerte para el Barça que no había público. Porque con el respetable en la grada se habrían escapado silbidos seguro ante los derroteros con los que se había presentado el encuentro.

Nada que ver con la actuación esperanzadora del Barcelona en Mallorca. No había chispa ni desborde ni fantasía. Griezmann, ubicado como nueve, era un espectro. Parsimonioso y sin estar nunca en el sitio correcto. Una auténtica estatua de sal. Indefendible.

Un dato define las prestaciones blaugranas hasta el descanso. Marcó en su único remate a puerta en toda la primera mitad. A trancas y barrancas Júnior agitó la coctelera por su costado y penetró en el área. Tras un par de rebotes el lateral cedió el esférico hacia Ansu Fati, que engatilló raudo con un tiro cruzado que batió a Cuéllar.

Celebró la perla culé con un salto lleno de emoción. El extremo sigue demostrando que tiene ese ángel que le puede servir para hacerse un nombre en el fútbol. Sin embargo, eso no le sirvió para acabar el partido. Al contrario. Cosas de los entrenadores, pues Setién decidió indultar a Griezmann cuando Suárez ingresó y el chico tuvo que marcharse cuando no lo merecía y el partido no estaba resuelto.

Pudo sentenciarlo Griezmann pero le anularon un gol, porque Semedo, el hombre que centró, lo hizo partiendo en offside -según comprobó el VAR-.

 

El portugués estaba adelantado por la punta del pie. Por fortuna para el Barça apareció Messi para ampliar la renta.

https://twitter.com/Tommyzelazko/status/1273010548574162945?s=19

El argentino protagonizó una arrancada genial, aguantando patadas y agarrones, tirando un caño y siendo objeto de pena máxima tras una pared con Suárez. Leo no falló desde los once metros y dejó el partido listo para el descabello.

https://twitter.com/ing_deportiva/status/1273005424891973634?s=19

Riqui Puig tuvo entonces dos ocasiones para estrenarse en Primera pero no dio con la red. Tendrá que ser otro día. Sin más que acotar, un triunfo sin sabor.

FICHA TÉCNICA:

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, min. 54), Piqué (Umtiti, min. 73), Lenglet, Junior; Busquets (Arturo Vidal, min. 63), Rakitic, Arthur (Riqui Puig, min. 73); Messi, Ansu Fati (Suárez, min.54) y Griezmann.

Leganés: Cuéllar; Tarín, Bustinza, Awaziem; Silva (Kevin Rodrigues, min.71), Recio (Bryan Gil, min. 85), Rubén Pérez, Roque Mesa (Assalé, min. 46), Aitor Rubial, Eraso (min. Ibrahim Amadou, min. 63); y Guerrero (Carrillo, min. 71).

Goles: 1-0, min.42: Ansu Fati. 2-0, min.69: Messi, de penalti.

Árbitro: Juan Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Bustinza (min. 37), Rubén Pérez (min. 67), Awaziem (min. 82), Umtiti (min. 83), que se perderá el próximo partido por acumulación de amarillas, Riqui Puig (min. 84), Lenglet (min. 84), Junior (min. 89) y Rakitic (min. 90+3).Expulsó en el minuto 95 a Javier Aguirre.

Incidencias: Partido de la vigésimo novena jornada de LaLiga disputado a puerta cerrada en el Camp Nou.

Comentarios de Facebook

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.